La tradición es inculcada con pasión, emoción y alegría por padres, hermanos, familiares y amigo. No solo es un día de fiesta es la culminación de meses y horas de trabajo, esfuerzo y desvelo, pues existen personas que planean y comienzan su disfraz desde el inicio del año, el producto de este esfuerzo se muestra en una diversidad de disfraces, desde los más vistosos y ostentosos hasta los más sencillos y divertidos. La tradición en esta muerteada la viven ancianos aportando su granito de arena con versos, recuerdos, sugerencias y algunos disfrazándose.
DEFINICIÓN E HISTORIA La muerteada es una tradición de los pueblos de Etla llamada así dada que es una festividad en honor a los muertos. Uno de los lugares que vive está festividad es el pueblo de Nazareno Etla, esta tradición se celebra en el mes de noviembre el día primero, la octava el día ocho y la quinceaba ; tiene mucha importancia para cada uno de sus habitantes ya que en él se recuerdan a los que se adelantaron en este camino hermoso de la vida como a los que por una u otra circunstancia no pueden estar presentes durante esta festividad.
 Las mujeres tienen un día exclusivo para distraerse de los trabajos y solo para ocuparse por su disfraz y divertirse. Por otra parte los niños tienen su muerteada el día 31 de octubre con la llegada de los angelitos pero al igual que las mujeres se encuentran presentes en todas las fechas en que se realiza esta fiesta, los encabezados u organizadores se disfrazan ya sea solos o con sus hijos, hijas o esposas por eso siempre se trata de mantener un ambiente de respeto y familiar entre todos.
MÚSICA Y RECORRIDOS A días de la tradicional muerteada y como la hacían nuestros ancestros el cacho empieza a sonar,cuentan los ancianos que desde sus inicios de esta celebración así se llamaba a los encabezados (organizadores) a reunirse y para comenzar a planear la festividad, este instrumento se utilizó desde las civilizaciones prehispánicas para convocatorias populares y la guerra, la concha al contrario se utilizaba durante los ritos funerarios para llevar al muerto a su última morada. Cuenta la gente de la población que la música en la muerteada en un inicio era con solo un instrumento de viento ya fuera chirimia, flauta u otro, al igual que un solo instrumento de cuerda como violín, ambos acompañados por un tambor. Con el paso del tiempo y por la necesidad de llegar a más oídos se fueron utilizando solo instrumentos de viento y aumentando la cantidad de músicos a las agrupaciones. Actualmente en todas las muerteadas del Valle Eteco se utilizan las bandas de música con un mínimo de 20 integrantes sobre pasando la cantidad de músicos de una banda de viento normal para que a través de su música se llegue a una gran celebración de nuestra ya importante tradición.